Caricaturistas

En Topaze trabajó un grupo de dibujantes que con su lápiz dieron vida a coloridas y alegres páginas durante casi 40 años.

Entre estos se destacan Mario Gálvez “Ares” y Mario Torrealba “Peken”, estando el primero sólo los primeros años, mientras que el segundo estuvo toda su vida en la revista. A continuación, se hará referencia a los más importantes caricaturistas de Topaze.


Juan Francisco González “Huelén”: estudió en la Escuela de Artes y Oficios y desde muy joven colaboró en Sucesos, La Nación y El Mercurio de Valparaíso. Fue profesor de la Escuela de Artes Gráficas.

Juan Gálvez “Fantasio”: nació en Linares el año 1909 y empezó a trabajar en La Nación. In­gresó a Topaze desde su fundación en 1931. Se radicó en Buenos Aires el año 1933 donde trabajó en La Razón y El Mundo. También colaboró en revistas como Leoplán, Maribel y Mundo Argentino. Fue el creador de los personajes “Pan de Dios”,”Don Tancredo” y “Angelito Sport“.

Luis SepúlvedaDonoso “Alhue”: nacido en la ciudad de Talca el año 1912, se presentó el año 1931 en Topaze, donde inmediatamente fue acogido. Nunca dejó de dibu­jar en ella. Colaboró también en El Mercurio, donde además de su tira cómica “Homobono”, hizo ilustraciones en colores para el magazine de los domingos.

Luis Goyenechea Zegarra “Lugoze”: discípulo de Pe­po nacido en Antofagasta el año 1924, llegó a transformarse con el tiempo en el primer dibujante de Topaze. Pero no solo se destacó allí, ya que su tira cómica “Pere­jil” gozo de un creciente éxito en El Mercurio de Santiago. El año 1962 obtuvo como reconocimiento el Premio SIP-Mergenthaler.

Manuel Tejeda “Mono”: nació en Santiago el año 1910. Colaboró en El Imparcial, Las Ultimas Noticias y en Topaze.

Jorge Délano Frederick “Coke”

Nació en Santiago el 4 de diciembre de 1895, teniendo entre sus profesiones ser caricaturista, escritor, pintor, cineasta, hipnotizador y ferviente seguidor de la parapsicología.

Cuando era alumno del Instituto Nacional, allá por el año 1911, empezó a trabajar en una revista que se llamó Alma Joven, organizada por alumnos de los cursos superiores y editada por Zig-Zag, lo que significó para él un puente de entrada a la empresa.

Llegar a Zig-Zag significó para Coke un paso decisivo en su carrera como caricaturista, ya que fue contratado para dibujar en la revista Corre Vuela páginas enteras de ilustraciones y portadas en colores. En este trabajo obtenía una remuneración de 150 pesos, cosa que lo convertía en el alumno más poderoso del Instituto. Más tarde trabajó en Sucesos, estando a cargo de la dirección artística de la revista en reemplazo de Carlos Wiedner. Como era tanto el trabajo que tenía, terminó por instalar una pieza contigua a la sala de redacción, la que a la larga se transformó en su hogar.

Años más tarde se trasladó al diario La Nación, participando como uno de los fundadores junto a Abraham Gatica, Alfredo Escobar, Augusto Bruna y el dueño, Eleodoro Yánez. Coke estaba a cargo de la parte gráfica del diario, junto a otras labores como buscar ilustraciones de las revistas extranjeras para los cables que traían noticias de la Primera Guerra Mundial.

Después se trasladó a El Diario Ilustrado donde fue contratado para asumir la dirección artística del diario e ilustrar los cuentos de las secciones dominicales. Como Coke se dio cuenta que este diario atacaba constantemente al Presidente Alessandri, propuso utilizar la prensa a cinco colores, única en Chile para hacer hermosas caricaturas políticas. La idea de Coke fue todo un éxito ya que la edición dominical del diario triplicó su tiraje, mejorando las ganancias del dueño y su propia remuneración.

De El Diario Ilustrado Coke volvió a trabajar en La Nación durante el gobierno de Carlos Ibáñez, régimen que le costeó un viaje a Hollywood para que estudiara los secretos del cine hablado. Se iría con un sueldo de trescientos dólares y la obligación de enviar dibujos y artículos, además de atender diversos encargos para el diario. Lo cierto es que Coke viajó a Estados Unidos, estando en algunas de sus ciudades y haciendo trabajos para el diario que nunca fueron cancelados ya que el dinero que correspondía a su sueldo no llegó en todo el tiempo que Coke y su familia permanecieron en Estados Unidos.

Para sobrevivir, tuvo que organizar exposiciones y trabajar como extra depelículas, además de contar con el apoyo de su familia, teniendo que trabajar sus hijos para aportar con algo a las alicaídas arcas del caricaturista. Finalmente, luego de un año de estar en Hollywood y cuando las cosas se empezaban a ver mejor, le enviaron los pasajes de regreso a Chile pero no el giro de La Nación, que nunca llegó. Una vez en Santiago se avocó a la difícil tarea de procurar el sustento para su familia, encontrándolo en la fundación de la revista Topaze.

René Ríos Boettiger “Pepo”

Este hombre nacido dentro de una numerosa familia de Concepción abandonó la carrera de Medicina para convertirse en dibujante humorístico. Llegó a Santiago el año 1932 en busca de una oportunidad, encontrándola en Topaze donde trabajaría de día y de noche, llegando incluso a matricularse en la Escuela de Bellas Artes.

Pepo, cuyo seudónimo viene de Pipón o barrilito debido a que de niño era muy gordito, estuvo en la revista por más de veinte años haciendo dibujos para las portadas, páginas centrales y creando series tan famosas como la intitulada “Don Gabito”, dedicada al Presidente de la República Gabriel González Videla.

En la serie podemos ver que Gabito tiene además de su gran dentadura, una banda presidencial tan larga que la lleva arrastrando por el suelo. Este personaje tiene como característica hacer cosas de niño chico como deslizarse por la baranda de la escalera de Palacio, viajar en su avión “El Canela” y bailar samba, precisamente las actitudes que sus opositores tanto criticaban al Presidente.

Otro de los personajes queridos por Pepo fue don Pedrito, el Presidente Pedro Aguirre Cerda. Como ninguno de los hombres de Topaze lo quería dibujar a causa de que era muy feo, Pepo se ofreció para hacerlo, imprimiéndole como sello la ternura y simpatía que el lector puede sentir al ver caricaturas hechas de él.

El año 1945 con motivo del viaje que Walt Disney hizo por América Latina buscando personajes para su película “Saludos Amigos”, Pepo inventó a Condorito en vista de que Disney hizo para Chile el personaje “Avión Pedrito”, visto muy poca cosa por el padre del clásico cóndor.

En las revistas El Pingüino, Ganso, Pobre Diablo y Can Can incursionó en el humor picaresco. Tiempo después tuvo también una viñeta llamada “Viborita”, diálogo protagonizado por una niña de 18 años que casi siempre chismeaba o hacía comentarios sarcásticos. También se dedicó al humor deportivo en revistas como Pichanga y El Saquero, además de hacer portadas de la publicación infantil El Peneca e incursionar en la publicidad.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fernando Quezada Castro dice:

    tengo en mi poder dibujos originales que pudieran ser de Mario torrealba

  2. Tengo dibujos originales que pueden ser de Mario Torrealba.
    Donde puedop mandar las fotos.
    Atte.ç
    Fernando Quezada

    1. voltariano dice:

      Estimado: sería genial que nos las enviaras
      La dirección es webtopaze@gmail.com
      Saludos y esperamos tus aportes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s